Posted 9 septiembre, 2009 by admin in Blog
 
 

Siembra y cosecha

¿Quieres hacer un huerto casero? Te ofrecemos algunos tips para darle lo necesario a cada tipo de planta. ¡Cuida tu cosecha!

 

La lechuga: Prefiere un suelo que retenga humedad pero no se encharque, y un lugar soleado protegido de los vientos fuertes. Al sembrar, la tierra debe estar bien húmeda y es preciso separar cada planta por unos 15 cm de distancia. El momento ideal para sembrarlas es a principios de la primavera y pueden requerir para madurar entre seis y 14 semanas.

Las cebollas: Es mejor adquirirlas como plantas ya crecidas. Hay variedades para sembrar en distintas épocas del año. El espacio que se deje libre entre las plantas determinará la medida y el rendimiento. Para una pequeña cosecha de grandes bulbos hay que dejar un buen espacio entre las plantas y para obtener muchas cebollas chicas, ofrecer poco espacio. Se pueden plantar a pleno sol y hay que regarlas mientras se establecen o si hay sequía. El suelo debe estar bien abonado y libre de malas hierbas.

 

Los jitomates: Crecen mejor a cubierto o en una posición soleada y resguardada, preferentemente contra una pared que absorba y refleje el calor. Hay que regarlos frecuentemente y colocarles abono cada 15 días y un acolchado grueso de hojas para mantener la humedad. Los tallos se doblan a medida que los frutos van engordando por lo que es necesario guiarlos con una caña para enderezarlos y fortalecerlos. La siembra a cubierto se realiza desde mediados a finales de primavera  y si se posee más de una planta es preciso colocarlas a una distancia de entre 45 a 60 cm. Los frutos deben madurar en la mata y cosecharse cuando ya estén totalmente rojos.

 

Las espinacas: Resisten la media sombra y prefieren suelo que retenga humedad, hay que regarlas frecuentemente, sobre todo en sequía. Crecen muy rápido, se siembran en primavera -en hileras separadas unos 30 cm- y se cosechan en otoño, pero algunas variedades pueden cosecharse en invierno si se siembran a cubierto. No resisten las heladas.

 

Los chiles: También prefieren sol, pared y agua de forma similar a los jitomates. Jalapeños, habaneros y pimientos se siembran a principios de primavera y se cosechan entre el verano y el otoño. Sus semillas precisan una temperatura de alrededor de 21 grados para germinar. Una vez que aparezcan las plántulas, hay que reducir la temperatura a 18 grados.


admin