Posted 4 junio, 2014 by Consumidor in Blog
 
 

Y si reciclo, ¿qué me das?

Basada en un sistema de recompensas, la iniciativa tuOla.mx reúne distintos proyectos verdes y sostenibles con sede en la Ciudad de México (por ahora) para fomentar el trato justo con el ambiente, el reciclado y la convivencia sana entre capitalinos. Actividades como andar en bicicleta o reciclar tus electrónicos generan premios como boletos para el cine, vales para libros o crédito para comprar música.

Claro. Que tu salud mejore no es suficiente motivación para que te subas a la bicicleta e ir al súper en lugar de echar a andar el poderoso motor V6 de tu deportivo. Y ni se diga separar la basura, ¿no? Si dicen que es inútil porque, al final del camino, se revuelve.reciclaje

Hacer lo correcto no es suficiente. Nos movemos, como nos enseñaron desde niños, por premios y estímulos, por “domingos” que nos impulsen a hacer las cosas bien y mejor, a tiempo y de buena gana.

Juana Jurado y Héctor Irirarte entendieron a la perfección este modelo de recompensas y crearon hace un año tuOla.mx, una comunidad en internet que busca mejorar la relación entre los habitantes de la Ciudad de México, en el medioambiente, el reciclado, promoviendo el aprovechamiento de cosas en desuso, los viajes en bicicleta a través del servicio Ecobici, compartir el auto en lugar de usar el propio gracias opciones como Carrot o la red social Rides, e incluso el trueque de mercancías y servicios.

A través de un sistema de recompensas, en el que también participa el sistema de transporte público de la capital mexicana, los usuarios de tuOla.mx acumulan puntos que después pueden canjear por boletos para le cine, descuentos en espectáculos, vales para adquirir libros o crédito para comprar música, películas o cualquiera de las mercancías digitales que se venden en la tienda de iTunes.

Y todo esto, como explica Juana Jurado, tiene como objetivo incentivar a los consumidores a realizar las mismas acciones que llevan a cabo día a día, con conciencia a favor del medioambiente.

Estas acciones son conocidas como “acciones verdes”, y generan una mejor convivencia en el entorno que, por si fuera poco, también otorga puntos para recompensar tu participación.

Cuando los usuarios de tuOla.mx inician, los premios y recompensas son el centro de su participación, funcionan, como explica Juana, como un gancho para que la persona haga algo, “pero en la medida en que lo hace más y más se convierte en un hábito”.

“Si tú ya separas tus cosas para llevarlas al mercado de trueque para, por ejemplo, recibir lechuga, jitomate, mole, y a la salida obtienes más puntos en tuOla.mx que puedes canjear por premios, con el paso del tiempo se te volverá una costumbre separar los residuos en tu casa, independientemente de que puedas ir o no al mercado de trueque”, explica la emprendedora colombiana avecindada en el DF. “Igual pasa con la bicicleta, con Ecobici: primero te ves limitado a las cicloestaciones, pero una vez enganchado a la bici buscas tener la tuya y ampliar tus recorridos más allá del área de influencia del servicio público”.

En el fondo, tuOla.mx busca generar conciencia y mostrar que nuestras acciones, por muy pequeñas que parezcan, tienen un impacto en el colectivo: yo llevo mi bicicleta a la oficina, es un coche menos, es un viaje más en el que disfruto más mi ciudad, hago ejercicio, no contamino, y eso le sirve también a la calidad de aire de mi ciudad, ese que tú también respiras, independientemente de que tú andes en coche o no. Es generar un sentido de corresponsabilidad entre la gente y participación de las empresas que apoyan este proyecto.

El origenreciclaje

Héctor Iriarte es un emprendedor de la basura. Es decir, hasta hace unos meses ganaba dinero recolectando la basura y haciendo limpieza en Paseo de la Reforma, así como en Acapulco y Querétaro. Tuola.mx es su tercera empresa.

Juana Jurado es especialista en cambio comportamental, por lo que juntos se preguntaron qué hacer para que una persona haga clic por algo que le puede servir a ella y a los demás. La clave era encontrar una respuesta que explicara cómo la acción individual puede tener un impacto en el colectivo.

“A partir de esa pregunta es que a Héctor se le ocurre la idea de empezar a premiar a la gente que aprendiera a separar la basura. Todo empezó con al separación de la basura. Todo empezó con la separación de la basura, y ya luego cuando comenzamos a ver un poco más el proyecto, se amplió a más cosas positivas que pueden ayudar a que mi ciudad sea mejor, a que viva mejor y a que pueda disfrutar más mi ciudad, visitar más los espacios públicos, generar menos desechos, tener menos tráfico”, describe Juana. “Hay una frase que dice todo: si estás en el tráfico es porque eres parte de él”.reciclaje

Así, una vez superado el tema del reciclado de basura, tuOla.mx busca fomentar alternativas de movilidad que permita generar nuevas relaciones en las que las personas puedan participar, sean Aventones, Carrot, Ecobici, el chiste es que la gente del DF esté mejor porque se mueve mejor, come mejor, tiene actividad física, recicla, todo con el ánimo de motivar a las personas a hacer algo para su bien y el de la comunidad, y qué mejor que dándoles un premio.

-Los movimientos ecologistas o que buscan la protección del medioambiente suelen plantear la relación con las empresas en blanco y negro, siempre la empresa o la corporación es el diablo y la víctima somos la sociedad. ¿Ustedes cómo llegaron a al conclusión de que no debería de ser así su relación con las empresas?hogar y soc6

-Porque trabajábamos con empresas y con gobiernos y nos dimos cuenta de que la responsabilidad de ambas partes también va dirigida al usuario final. Como gobierno no se tiene una varita para decir “voy a desaparecer la basura que yo mismo genero”, porque también la genera la ciudadanía. Es despertar un sentido positivo y de conciencia. Nosotros ya sabemos que hay organizaciones que se encargan de salvar las focas, está muy bien, pero yo acá en mi ciudad, que es donde vivo y convivo con el resto de los 22 millones de personas que están en el DF, acá no tengo acceso a las focas, pero tengo acceso al metro, al tráfico, a mil cosas, y antes de buscar generar un cambio en el mundo, porque yo no quiero cambiar el mundo, quiero cambiar la mentalidad de la gente con la que convivo, sembrar ese granito de conciencia para evitar cosas como “ya que nadie me ve, dejo la colilla aquí en el bordecito”, nadie me va a ver, nadie me va a decir “tú lo estás haciendo mal”, pero mi conciencia me tiene que enseñar que eso no está bien.

“La clave está en generar acciones preventivas antes que correctivas y concientizarnos de ellas”, continúa Juana Jurado. “Nos han dicho mil cosas, que por qué damos premios, por qué le damos puntos a los de las bicicletas si van en sentido contrario. Obviamente hay lunares en todos lados, pero tenemos las dinámicas para mostrarle a la gente lo que no se debe hacer. Me da risa cuando pasa la gente a mitad de la calle y se ríe, ¡pero se están arriesgando a que los aplaste un coche y eso no es chistoso!, no hay un grado de conciencia de lo importante que es llevar el sentido de las vialidades, por citar un ejemplo que nos preocupa mucho”.

La relación de tuOla.mx con las empresas es inmejorable, porque en aquel lado de la historia hay compañías interesadas legítimamente en fomentar una cultura positiva en la ciudad, que tienen un mensaje de responsabilidad social y ayudan a este sitio a otorgar las recompensas, premios que igualmente tienen que ver con la adquisición de más cultura al relacionarse con el cine, la literatura, el arte en general.hogar y soc7

“Lo que brindamos son experiencias únicas a las que puedes acceder gracias a una acción específica, no tienes que gastar sino reciclar, montar en bicicleta, apoyar proyectos sociales, participar en eventos como el Ecofest o la neutralización de emisiones que patrocinó la ONG Pronatura para los asistentes al Vive Latino”, cuenta emocionada la emprendedora colombiana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Archivo

Fuente: Revista del Consumidor, edición mayo 2014, #447.


Consumidor