Posted 30 mayo, 2014 by Consumidor in Blog
 
 

Carbohidratos complejos: Endulza tu salud

Cuando tratas de cuidar tu salud y la de tu familia, los postres son lo primero que tiende a desaparecer de la dieta. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Solamente tienes que elegir cuidadosamente lo que vas a servir y tomarlo en cuenta como parte de una comida completa, para que el postre no sea un factor de desequilibrio en tu ingesta de nutrientes.

La principal característica nutrimental de los postres es que son ricos en carbohidratos. Ingredientes procesados como las harinas blancas y los azúcares refinados aportan carbohidratos simples que son absorbidos de inmediato, disparando la producción de insulina y generando un golpe de energía de duración corta.

El secreto de un postre saludable es que sea rico en carbohidratos complejos, pues éstos son absorbidos por el organismo en forma gradual, manteniendo los niveles de insulina controlados. Por eso, proveen energía duradera, además de vitaminas, minerales y fibra.

¿Cuáles son estos ingredientes?

  • Frutas al natural, cocidas o deshidratadas
  • Azúcar morena, miel de agave o de abeja
  • Semillas y frutos secos
  • Harinas integrales
  • Granola

No hay que olvidar que, aunque todos estos alimentos son beneficiosos para la salud, en exceso también se acumulan en el cuerpo en forma de grasa. De ahí que sea muy importante que consideres las calorías que ya consumiste durante la comida antes de probar el postre. Además, hay que evitar las grasas hidrogenadas y moderarse con grasas saturadas como la mantequilla y los lácteos enteros.

Manjar milenario

El dátil es un fruto rico en fibra, vitaminas y minerales, especialmente potasio. Por lo general se compra seco como las pasas y puede durar hasta un año si se refrigera. Son un gran postre por sí solos -puedes acompañarlos con queso o frutos secos-, o como toque nutritivo en pasteles, galletas, panqués u otros postres.dátiles

Aquí te dejamos una receta para que te deleites.

Bolitas de dátil y limón

  • 1 taza de dátiles sin hueso y picados
  • 1 taza de nueces o almendras
  • 1 taza de semillas de ajonjolí
  • 1/4 de taza de jugo de limón
  • 3 cucharaditas de ralladura de limón
  • 1/2 taza de coco rallado seco, de preferencia sin azúcar

Coloca los dátiles, nueces, semillas de ajonjolí, limón y ralladura de limón en un procesador de alimentos hasta que los ingredientes estén perfectamente mezclados. La mezcla estará un poco pegajosa. Con las manos mojadas, forma bolitas del tamaño de una cucharada. Pásalas por el coco rallado hasta que estén cubiertas. Refrigéralas hasta que se vayan a servir.

Para variar, se puede agregar a la mezcla medio plátano molido o arándanos, pasas, higos, ciruelas, etcétera.

 

 

 

 

Fotos: Archivo

Fuente: Revista del Consumidor, octubre 2013, #440.


Consumidor