Posted 17 abril, 2014 by Consumidor in Audio
 
 

GAT y CAT, las claves para elegir un producto financiero [Revista del Consumidor Podcast #147]

Quizá dispones de una cantidad de dinero y quieres depositarla en una cuenta de ahorros o inversión y no sabes a qué institución acudir o qué cuenta elegir. O tal vez necesitas contratar un crédito, pero no sabes quién te ofrece la opción más accesible o barata.

Por lo general, para comparar productos financieros es necesario desplazarnos a distintas instituciones (bancos, cajas de ahorro y sofomes, entre otros); sin embargo, puedes simplificar la búsqueda si realizas un recorrido virtual por sus páginas para conocer algunos indicadores que te ayuden a seleccionar la mejor opción  de acuerdo con tus necesidades.

El Costo Anual Total (CAT) y la Ganancia Anual Total (GAT) son un par de indicadores creados por el Banco de México (Banxico) para facilitar la comparación de productos financieros y realizar una mejor elección según tus intereses y necesidades.

La GAT se expresa en porcentaje anual, permita comparar los rendimientos financieros -antes de impuestos- que ofrecen las distintas cuentas de ahorro o de inversión menos los costos relacionados con la operación, como en el caso de las comisiones, y asumiendo que los intereses ganados se reinvertirán en un año y que no se realizará ningún retiro de dinero.GAT y CAT, productos financieros

Si quieres obtener  los rendimientos más altos, antes de contratar verifica el monto de la inversión -para las operaciones a plazo del periodo que corresponda- y el periodo de vigencia de la oferta de la GAT en su propaganda o publicidad. Procura contratar hasta conocer estos elementos pues, de lo contrario, podrías no recibir lo que esperas.

En créditos, el CAT proporciona al consumidor el costo que tendrá un crédito durante un año, sin considerar el IVA de comisiones e intereses a pagar.

Este indicador (porcentaje anual) facilita la comparación del costo del financiamiento de productos como tarjeta de crédito, crédito automotriz, hipotecario, personal, de nómina, entre otros, que ofrecen las distintas entidades financieras.

El CAT se calcula con la metodologúa establecida por el Banco de México; sin embargo, existen distintos elementos o componentes para su cálculo. Ahí radica la diferencia entre ellos, por ejemplo, entre los de la publicidad y los de su contrato.

En la página del Banco de México (banxico.org.mx) tienes acceso a calculadoras para diversos tipos de crédito con pagos fijos o variables: personales, automotrices, hipotecarios, de nómina, para adquisición de bienes, de empeño y de capital de trabajo.

Para utilizarlas, necesitas tener a la mano la siguiente información:

  • Periodicidad del pago: semanal, quincenal, mensual, bimestral, trimestral, cuatrimestral, semestral, anual o con un solo pago al vencimiento.
  • Mondo del crédito y de los pagos periódicos, así como de cualquier otro cargo adicional que deba cubrirse y que no se haya incluido en los pagos periódicos; todos sin incluir el IVA.

Desde la página condusef.gob.mx puedes consultar diversos simuladores y calculadoras que te ayudarán a encontrar y comparar, en un solo lugar, distintas instituciones, esquemas de financiamiento y costos, a través de cálculos realizados con los datos que aportes, lo que te permitirá evaluar la opción que más se adapte a tus necesidades.

Algunas herramientas que encontrarás son:

Calculadoras

  • Tarjeta de crédito
  • Pagos mínimos
  • De ahorro e inversión
  • Envío de remesas, entre otros

Por otro lado, podrás tener simuladores de crédito de automóviles

  • Personal y de nómina
  • Hipotecario/Infonavit

Los mejores servicios financieros son los que te dan más por tu ahorro o te cobran menos por el crédito. Como consumidor, debes elegir de la misma manera que cuando compras cualquier otro producto: infórmate y compara marcas, precios, características y garantías.

 

Descarga este audio

 

Revista del Consumidor Podcast es una transmisión que aborda temas de actualidad, mitos urbanos y reflexiones en torno al consumo inteligente.

Fotos: Archivo


Consumidor