Posted 11 marzo, 2014 by Consumidor in Consumo informado
 
 

Guía para un empeño eficiente [Revista del Consumidor Webcast 260]

Si te ves en la necesidad de utilizar los servicios de una casa de empeño, debes saber en qué fijarte.

Todos, en algún momento, hemos atravesado una crisis financiera, y cuando esto sucede y no hay un “guardadito”, podemos empeñar algún bien que ya poseamos para salir del apuro. Se trata de dinero rápido, pero nunca barato; por eso, hay que considerar esta opción sólo como último recurso.

Lo más recomendable es acercarse a varios proveedores para comprarlos; y preferir las instituciones de asistencia social que presten este servicio, pues suelen contar con menores porcentajes en sus tasas de interés.

Encuentra este y otros útiles videos en youtube.com/profecotv

 

 

Consejos prácticos

  • Evita los refrendos: recupera tu prenda lo antes posible.
  • Conserva siempre tu boleta, la necesitarás para todos los trámites.
  • Exige copia del contrato que firmaste y corrobora que esté registrado ante Profeco.
  • Evita acudir a “coyotes” (quienes ofrecen comprar tu boleta de empeño) y a otros prestamistas del sector informal.
  • Al momento del empeño, exige que en la descripción de la prenda quede asentada su calidad y condiciones (buena, mala, gastada, entre otras).
  • Cuando desempeñes, corrobora que se trate de tu pieza antes de entregar tu boleta; y verifica que no haya sufrido daños ni alteraciones.

 

Los proveedores de préstamo prendario, de acuerdo al artículo 65 Bis de la Ley Federal de Protección al Consumidor, deben estar inscritos en el Registro Público de Casas de Empeño.

 

Foto: Archivo


Consumidor