Posted 18 febrero, 2014 by Consumidor in Blog
 
 

¡Desayuna! Es la clave para un día sano y energético

Aunque el organismo está trabajando constantemente -incluso cuando dormimos-, es común que al despertar no sintamos hambre. Si no desayunamos, nuestro metabolismo se pone en “alerta” porque supone que hay escasez de comida, volviéndose lento para almacenar calorías (en forma de grasa) y obteniendo energía de sus reservas. Entonces, en lugar de sentirnos bien, tenemos mal humor, dolor de cabeza, cansancio, sueño, estreñimiento, entre otros malestares.

El desayuno sirve para “arrancar” las funciones metabólicas del cuerpo, ayudándonos a funcionar de manera adecuada durante las siguientes 16 o más horas que estaremos despiertos. desayuno

Esta primera comida debe representar del 20 al 25% de las calorías que ingieres durante el día y debe incluir:

  • Pan o cereales, de preferencia integrales. Además de la fibra que contienen, proporcionan carbohidratos, que aportan energía, fibra y minerales.
  • Proteínas. Como leche, queso o yogur (de preferencia bajos en grasa), que contienen proteínas y calcio; productos cárnicos como jamón o pechuga de pavo en pequeñas cantidades, debido a su alto contenido de sodio, o huevo -puedes consumir sólo las claras-.
  • Frutas. Le aportan al cuerpo agua, carbohidratos, vitaminas y minerales.
  • Otros productos. Puedes incluir una bebida estimulante, como café o té, ricos en antioxidantes.

 

Aquí en la Revista del Consumidor en línea y en el Portal del Consumidor podrás encontrar platillos y menús que integran verduras, cereales, leguminosas o alimentos de origen animal que cumplen con los principios de una dieta equilibrada.

 

Fotos: Archivo

 

 

 


Consumidor