Posted 11 octubre, 2013 by Consumidor in Blog
 
 

Recomendaciones para comprar alimentos mexicanos empaquetados, envasados y enlatados

plato-moleLa cocina mexicana forma parte de nuestra identidad y costumbres cotidianas. La gran variedad de platillos con los que damos gusto al paladar fusionan la gastronomía indígena y la española, acumulando creatividad, conocimiento transmitido, así como la práctica de generaciones enteras de mujeres mexicanas, principalmente. Por desgracia, cada vez es más difícil contar con el tiempo para elaborar estas obras maestras de la gastronomía. No obstante, cuando venga el antojo, podemos encontrar en el mercado una diversidad de moles, pozoles, tacos y enchiladas, entre otros platillos tradicionales, listos para servirlos en casa.

 
En esta ocasión te daremos algunas recomendaciones para que al comprar alguno de estos productos tomes decisiones más informadas.

 

  • Al adquirir tacos o enchiladas preparados, revisa que el envase no presente daños y que el producto esté congelado y dentro de la fecha de caducidad. Además, para respetar la cadena de frío y mantenerlos en buen estado, procura ponerlos en tu carrito del súper al final de tus compras y conservarlos en casa a una temperatura no superior a los -18°C.
  •  Para los moles y pozoles, verifica que estén dentro de su fecha de consumo preferente y revisa que el envase sea hermético y no presente daños.
  • Lee la etiqueta. Los contenidos de grasa, proteína, carbohidratos, aporte energético y el sodio vienen declarados en la tabla nutrimental. Revisa los contenidos, con el fin de que puedas elegir con base en tus necesidades de consumo.
  • Toma en cuenta la cantidad de sodio que contienen estos productos, para que no superes la ingesta diaria de este mineral recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (no más de 2400 miligramos).

 

El estudio que el Laboratorio realizó mostró que por cada 100 gramos, los moles listos para servir contienen de 269 mg a 486 mg de sodio, y en pasta, de 424 mg a 1607 mg (pero considera que éstos se rebajan durante su preparación, lo que disminuye la concentración de sodio por porción); los pozoles van de 326 mg a 410 mg; y los tacos y enchiladas, de 200 mg a 606 mg. Se consideran alimentos altos en sodio aquellos con más de 500 mg por cada 100 g de alimento; varios de los productos de la muestra superan este rango.

 

Ahora sí, cuando vayas a adquirir alguno de estos alimentos no dejes de tomar en cuenta estas recomendaciones.

 

Ya puedes consultar el estudio de calidad de alimentos mexicanos empaquetados, envasados y enlatados en el Portal del Consumidor.

 

Fotos: Archivo


Consumidor