Posted 8 octubre, 2013 by Consumidor in Blog
 
 

¿Qué es el consumo responsable?

Vivimos en una época en la que nos enfrentamos a grandes retos sociales y ecológicos. Tiempos así nos exigen una forma diferente de pensar respecto al tipo de consumo que realizamos, ya no por una cuestión abstracta de “hacer el bien”, sino por mera supervivencia de la especie. Por ello, es importante que comencemos a cambiar nuestros hábitos de consumo, ajustándolos a necesidades reales; eligiendo productos no sólo con base en su calidad y precio, sino que favorezcan la conservación del medio ambiente, la igualdad social y la conducta de las empresas que elaboran los productos o nos proveen de algunos servicios.

A la hora de comprar hay que aprender a cuestionarnos cuándo un producto es prescindible y cuándo no, de cuánto dinero disponemos y elegir artículos elaborados por empresas que procuran respetar el medio ambiente.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para que realices un consumo responsable:

consumoresp1

  • Adquiere productos en envases o empaques a los que puedas darles más de un uso.
  • Prefiere empresas que respeten el medio ambiente, ya sea reduciendo su consumo de agua durante el proceso de fabricación, envasando los productos en empaques reciclables (o reciclados) o que aseguren una producción responsable con el medio ambiente
  • Antes de comprar algo piensa si realmente lo necesitas o sólo te estás dejando guiar por la publicidad.
  • Evita los artículos de “usar y tirar” (como pilas no recargables, por ejemplo), a menos que sean necesarios.
  • Al hacer tus compras lleva tus propias bolsas de tela,  o reutiliza las de plástico usadas anteriormente hasta que sean inservibles.
  • Prefiere productos con envases retornables o reutilizables.
  • Procura utilizar un recipiente de plástico o vidrio para guardar y transportar tus alimentos, son una forma más ecológica que guardar los alimentos en plástico y aluminio.
  • Si ya decidiste comprar algo, averigua de qué materia prima se fabrica, en qué forma su proceso de manufacturación impacta al medio ambiente y si genera algún daño o injusticia social.

Para hacer posible un cambio en este sentido, es importante educar a las personas a nuestro alrededor  y sensibilizarnos como sociedad civil. Cambiar nuestros hábitos de consumo no es fácil, pero debemos recordar que gracias a nuestras decisiones de consumo somos responsables del impacto ambiental y social de la producción. Son pequeñas acciones que están en nuestras manos.

 

 

Fotos: Archivo


Consumidor