Posted 21 julio, 2009 by admin in Blog
 
 

Termina con los malos compañeros de cama

No puedes identificarlos a simple vista pero duermen contigo todas las noches: los ácaros son invasores microscópicos que pueden provocarte enfermedades como la dermatitis y las alergias.

Estudios científicos han demostrado que en ambientes sin ácaros las personas alérgicas mejoran sus síntomas notablemente, y las que son sensibles se mantienen sanas. Tales resultados sugieren que una de las principales formas de tratamiento es reducir la exposición a los ácaros.

Teniendo esto en mente, nuestras medidas de limpieza en casa deben evitar que estos animales encuentren un hábitat óptimo y cómodo para su crecimiento y proliferación. Las acciones higiénicas son las siguientes:

  • Aspirar el polvo de toda la casa, principalmente el acumulado en alfombras, tapetes y cortinas.
  • Lavar la ropa de cama y cortinas a una temperatura superior a 55 °C cada 15 días, ya que el agua fría no mata a los ácaros. De preferencia secarlas al sol.
  • Utilizar fundas antiácaros en colchones y almohadas, las cuales son herméticas para que se evite el contacto con los ácaros mientras las personas duermen.
  • Ventilar bien las recámaras y permitr la entrada de la luz del sol antes de hacer las camas, ya que los ácaros muerten por desecación.
  • Evitar la colocación de alfombras, tapetes y muñecos de peluche en la habitación de una persona alérgica a los ácaros.
  • La erradicación total de los ácaros es difícil, aunque sí es posible mantener bajo control su proliferación con las medidas de higiene adecuadas.

admin