Posted 30 enero, 2013 by admin in Consumo cultural
 
 

CONSUMO CULTURAL, Crecer o perecer… Los libros en México

Los avances de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación lo han ido desplazando en su misión de poner el saber en nuestras manos. Sin embargo, el libro persiste como el medio más eficaz para transmitir el conocimiento.

No cabe duda, la difusión de contenidos bibliográficos en la web, las fotocopias y la piratería, aunados a los a veces excesivos precios, merman de forma considerable las ventas de este artículo. Pero no hay que engañarnos, en nuestro país el problema principal de la industria editorial es la falta de lectores, pues la poca demanda encarece la producción y dificulta la oferta.

CCABRIL2El sector librero mexicano se nutre de 229 editores, 12 de los cuales son macro; este reducido grupo ocupa 55.3% de las ventas del sector. Actualmente existen cerca de 2 mil puntos de venta, es decir, sólo 1 por cada 53 mil habitantes. Y según las investigaciones de Conaculta, 56.6% de la población nunca ha entrado a una librería.

De acuerdo con la ONU, ocupamos la posición 107 en índices de lectura, de un total de 108 países. En promedio, cada habitante lee 1.5 libros al año. Aunque la Encuesta Nacional de Lectura, realizada en 2006, es un poco más optimista, con un índice anual de 2.9 libros por mexicano.

Hay que considerar, además, que 70% de los que se consumen es libros de texto, leídos de forma obligatoria por niños y jóvenes durante su periodo de estudios. Esto nos deja, entonces, sólo 0.5 libros por persona leídos por motivos distintos a la educación.

Lo anterior significa que el mercado librero mexicano se mantiene por la venta de libros de texto, pero que, además, hay un grupo focalizado entre los mexicanos, con un nivel de lectura muy superior al promedio nacional, que conforma un mercado que permite que en México se sigan editando y publicando libros.

Considerando que nuestra población es muy joven –57% es menor de 30 años–, la esperanza está en ampliar la demanda hacia este sector de la población, con medidas y estrategias que promuevan la lectura.

CCABRIL3En nuestro país existen diversas iniciativas y programas de fomento al hábito de la lectura –por parte de Conaculta, por ejemplo– dirigidos a personas de todos los rincones del país que deseen acercarse a los libros, además de otras iniciativas ciudadanas. Sólo es necesario dirigirse al instituto de cultura local.

Para contagiar a niños y jóvenes:

Olvídate de todo concepto de provecho y utilidad práctica, leer es un placer.  La obligatoriedad lleva a resultados contraproducentes.

Carga siempre con un libro y mantenlos a la vista en tu casa.

Recomienda títulos, pero siempre permite que el lector elija lo que le interese.

Entrevista:

Carlos C. Ávalos Franco, de la Secretaría de Desarrollo Institucional de Conaculta.

Fuentes:

Argüelles, Juan Domingo (2003): ¿Qué leen los que no leen?: el poder inmaterial de la literatura.

México: Paidós

Elousa, Marcelino: Informe Omniprom 2009 sobre el libro en México. México: Editorial Lid. Fil Guadalajara: http://www.fi l.com.mx/info/info_fi l.asp


admin