Posted 5 abril, 2011 by admin in Blog
 
 

El caso de la alcachofa “milagrosa”

La famosa dieta de la alcachofa consiste en comer este alimento durante las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) en diferentes presentaciones: sopa, ensalada, licuada, cocida, en ampolletas o pastillas. Como puedes ver, la dieta no incluye cereales, proteínas de origen animal, leguminosas, lácteos, grasas y azúcares. Esto significa que lo único que este “producto milagroso” logra reducir en tu cuerpo es el agua y no la grasa, por lo que efectivamente bajas de peso rápidamente pero igual de fácil es volverlo a recuperar. El tema del sobrepeso y la obesidad tienen que ver con un aumento en la grasa, no en los líquidos.

De hecho, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) recomienda a los consumidores no comprar este tipo de productos, cuyas supuestas bondades carecen de fundamentos científicos y contienen sustancias que se dicen ser “naturales” y que pueden provocar daño renal, alteraciones cardiacas, daño cerebral e incluso la muerte.

No hay fórmulas mágicas, debes eliminar los hábitos alimentarios nocivos para tu salud y comenzar un programa de alimentación adecuada a tus necesidades, así como una actividad física que te permita lograr la reducción de peso que buscas.

Foto: Archivo


admin