Posted 9 noviembre, 2010 by admin in Consumo informado
 
 

TV #45.2 Viaje al centro de la vainilla: El beneficiado (parte 2)

Una vez que el fruto de la vainilla ha alcanzado su óptimo tamaño, más o menos a 40 días de haber aparecido, es hora de cortarlo. La señal está dada por las vainas, que toman una coloración amarilla en las puntas y comienzan a partirse. Es entonces cuando se debe detener su proceso de maduración. Se cortan, se tienden al sol y se deshidratan en hornos caloríficos, una técnica que funciona igual desde 1890, inspirada en las técnicas para matar el gusano de la seda en Italia.

Una vez deshidratado el fruto, se suceden una serie de cambios bioquímicos que le dan origen al sabor de más o menos 280 productos diferentes. No te pierdas la primera parte de este proceso dando clic aquí.

Encuentra este y otros útiles videos en youtube.com/profecotv

Foto: Archivo


admin