Posted 29 julio, 2010 by admin in Blog
 
 

Tips para guardar correctamente los medicamentos en casa

Además del botiquín de primeros auxilios que todos debemos tener en casa, también es muy importante saber qué hacer con las medicinas que el doctor nos receta por una enfermedad pasajera y no se terminan:

  • Escribe en la caja para qué sirve cada medicamento, muchas veces ya no recordamos la función de una medicina y el nombre o el ingrediente activo no nos dice nada. Recuerda que aunque tengas los mismos síntomas que en una enfermedad anterior, tienes que consultar al doctor y no automedicarte, pero en caso de que te recete la misma medicina que la última vez y ésta no esté caduca, ahorrarás algo de dinero al no tener que volver a comprarla.
  • Cada tres o cuatro meses abre tu caja de medicinas y revisa las fechas de caducidad. Tira las que no estén vigentes y las que hayan cambiado su aspecto u olor. Los medicamentos caducos pueden causar envenamientos o intoxicaciones severas, ¡asegúrate de no tomarlos!
  • Mantén los medicamentos fuera del alcance de los niños, de preferencia guárdalos bajo llave. No les comentes a los pequeños para qué sirven las medicinas que tomas o si saben a caramelo, pues podrías despertarles más curiosidad por probarlas. El 30% de las intoxicaciones infantiles son causadas por la ingesta accidental de medicamentos.
  • Asegúrate de que los medicamentos estén en un lugar fresco, seco y oscuro y que no estén al alcance de ratas, cucarachas u hormigas, los chochitos homeopáticos o los jarabes podrían llamarles la atención. Es recomendable que guardes los jarabes en el refrigerador.
  • No almacenes tus medicamentos en la cocina o en el baño, pues los cambios bruscos y frecuentes de temperatura o humedad no son recomendables para su conservación.
  • Lee atentamente las recomendaciones para una óptima preservación de los medicamentos, algunos indican que debes conservarlos en refrigeración y otros traen la leyenda de “no congelar”.
  • Mantenlos siempre en sus cajas o envases originales, pues éstos traen información sobre qué hacer en caso de intoxicación, o si las embarazadas y los niños pueden tomarlos. Así, en caso de que te veas en alguna de estas situaciones sabrás qué hacer.

No permitas que las medicinas se vuelvan un arma de doble filo, ¡consúmelas responsablemente!

Fuente: Consumer.es

Foto: Archivo


admin