Posted 23 julio, 2010 by admin in Blog
 
 

Sol de verano

Tomar el sol es saludable siempre y cuando lo hagamos con las precauciones necesarias. Esta regla aplica para todos los seres humanos, independientemente del tipo de piel o la edad que tengan. En circunstancias específicas, la exposición a los rayos solares puede provocar graves daños en la piel, como el melanoma o el envejecimiento prematuro. En estos meses veraniegos de playa y sol toma tus precauciones y no corras riesgos. Acá algunas recomendaciones:

  • Evita la exposición en las horas de mayor calor, esto es entre las 12 y las 16 horas.
  • Recuerda que los niños son más sensibles por lo que deben usar bloqueadores solares de índice elevado o total, y mejor aún, protégelos con gorra y camiseta cuando el sol está más fuerte.
  • Utiliza bloqueadores que protejan de los rayos UVA y UVB, cualquiera que sea tu tipo de piel.
  • El FPS indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que se puede permanecer bajo el sol con protección. Pero cuidado, la piel puede resentir los daños del sol aun sin quemarse.
  • Es conveniente untarse la protección al menos media hora antes de la exposición al sol. Repita el proceso cada dos horas.
  • No tomes sol  inmediatamente después de una depilación o una limpieza facial.
  • Cuanto más alto esté el sol más intensa es la radiación UV.
  • La latitud es importante, cuanto más cerca estás del ecuador, más intensa es la radiación.
  • Por cada  mil metros de altitud hay un aumento de la radiación del 10 al 12% ya que la atmósfera es más delgada y absorbe menos radiación ultravioleta.

Ahora ya lo sabes, con el sol no se juega, protege tu piel y la de toda tu familia.

Fuente: ocu

Foto: Archivo


admin