Posted 15 julio, 2010 by admin in Blog
 
 

Échale ojo a tus ojos

Conocidos en el universo del lugar común como “las ventanas del alma”, esos redondos y complejos órganos que son los ojos merecen atenciones y precauciones.

Un primer cuidado básico para mantener saludable la vista es llevar una alimentación adecuada. El déficit de vitamina A afecta la córnea, por eso es importante que consumas zanahoria, leche, mantequilla, espinacas, pimientos rojos, hígado, huevo y vegetales verdes, que son fuentes importantes de esa vitamina. Los antioxidantes, junto con el zinc, ayudan a proteger la vista contra enfermedades oculares graves, como la degeneración macular, asociada con el envejecimiento.

Los expertos señalan que es posible prevenir el 90% de las lesiones oculares, siempre y cuando se proteja a los ojos cuando están en riesgo. Utiliza gafas de seguridad al hacer trabajos de carpintería, mecánica o si manipularás herramientas y solventes. Los anteojos convencionales no te protegen y pueden ser contraproducentes al fragmentarse al recibir un impacto.

La exposición a los rayos ultravioleta es algo serio, que no se debe dejar pasar por alto. Asegúrate de usar lentes de sol con filtro de protección UV que bloquee hasta 400 nanómetros (nm), que es el índice de medición de las radiaciones. El color de la lente es lo de menos, lo importante es el filtro. Entre las principales afecciones producidas por este factor están las lesiones a la córnea, retina y cristalino, que provocan conjuntivitis (la afección más habitual), úlceras crónicas y la aparición de cataratas. Lo más eficaz es utilizar gafas que filtren la radiación UVA y UVB, y de ser posible, con protecciones laterales. Considera que los daños son irreversibles y aparecen al paso de los años.

Mirar la TV demasiado cerca es pésimo para los ojos y fomenta la vista cansada, lo mismo sucede con las labores finas como la costura o la lectura cuando se llevan a cabo sin suficiente luminosidad. Utiliza una lámpara ajustable para dirigir la luz a donde se necesita y no a donde irrite la vista. Si trabajas frente a una computadora descansa la vista periódicamente cerrando los ojos o mirando a lo lejos por unos instantes.

Al igual que otros trastornos congénitos hay problemas oculares simples como la miopía y la hipermetropía. Pero la vista cansada puede ser síntoma de enfermedades más peligrosas como el glaucoma.

Las personas diabéticas deben cuidar especialmente los ojos, su principal riesgo es la retinopatía diabética, gracias a la cual crecen vasos sanguíneos anormales en la retina, dañando y destruyendo, a veces de modo permanente, la visión. Por este motivo cualquier persona con diabetes debe visitar a su oftalmólogo al menos una vez por año, si la retinopatía se detecta a tiempo puede controlarse.

Si te interesa profundizar sobre el tema, acércate a la Sociedad Mexicana de Oftalmología visita su página dando clic aquí y localiza la clínica más cercana.

Foto: Archivo


admin