Posted 2 julio, 2010 by admin in Blog
 
 

¡La dolce vita!

La dulzura es un concepto relacionado al universo de los placeres, quizás por eso encontramos referencias como “la dolce vita”, o el deseo de tener “dulces sueños”, o de cumplir una “dulce venganza”. Este gusto primigenio por el dulce encuentra su razón en el hecho de que nuestro sabor original fue dulce. Fue el dulzor de la lactosa en la leche materna la que nos ha vuelto desde entonces golosos irredentos.

Lo malo no es consumir alguna golosina de vez en cuando, independientemente de los altos riesgos de aumento de peso, desarrollo de diabetes y caries provocados por la ingesta irracional de estos productos, se ha demostrado, a través de múltiples estudios, que el consumo exagerado de dulces disminuye la capacidad del sistema inmunológico e impide a los glóbulos blancos hacer frente a contaminaciones bacterianas. El organismo se vuelve propenso a sufrir infecciones varias como gripe o catarro, cistitis y vaginitis.

Por otro lado, en el ámbito de la salud mental, el deseo desmesurado por comer golosinas y chocolates se puede catalogar como una compulsión crónica. El término sanitario que se le ha dado a este fenómeno es el de “sweet tooth” (diente dulce) y ha motivado diversos estudios que arrojan evidencia sobre cómo particularmente los chocolates modifican los mecanismos serotoninérgicos que modulan la agresividad, el humor y la sensibilidad al dolor; malestares que son de algún modo calmados por este alimento. El chocolate contiene una variedad de compuestos químicos como metilxantinas (teobromina, cafeína y feniletilamina) y anandamida (con afinidad por los mismos receptores que los derivados del cannabis, como la marihuana), que intensifican las propiedades sensoriales de placer y bienestar. Los científicos coinciden en que el principal factor de atracción del chocolate es su sabor, ya que es la combinación idónea de grasa y dulzura e inducen la liberación de endorfinas en el cerebro.

Ahora ya sabes las razones por las que conviene medir y regular tanta dulzura.

Fotos: Chris. Vandyck @flickr y Grilled Ahi @flickr

Fuente: Consumer.es


admin