Qué hacer si…
 
 
 
Qué hacer si...
 
Propina
Propina
Propina

Una comida digna de la realeza no te compromete a dar una gratificación por el servicio. Sin embargo, existen  establecimientos que tienen la mala costumbre de cargar la propina a tu cuenta ¡y sin avisarte! ¿Sabes qué hacer en estos casos? El 14 de febrero está a la vuelta de la esquina. ¿Ya tienes algún plan en mente para celebrar? De ser así, seguramente fi gura una cena romántica, una ronda de copas con los amigos o quizá una simple –pero muy efectiva– salida a tomar café. Además de las mejores galas, tus más fi nos modales y los endecasílabos de amor, no olvides cuidar que el total de tu cuenta corresponda únicamente al de tu consumo. O, en otras palabras, que no quieran abusar de que andas mostrando tus “plumas de pavorreal” cobrándote la propina.  ¿Te ha sucedido? Contrario a lo que muchos piensan, la propina en nuestro país es una gratificación voluntaria que, recomiendan, debe oscilar entre 10 y 15% del consumo total. T...

 
Qué hacer si...
 
qhsdic1
qhsdic1
qhsdic1

Como consumidor de servicios de aerolíneas tienes derechos en el cielo y en la tierra. Conócelos y ¡que no te manden a volar! ¿Te cancelaron el vuelo? ¿Llegaste al aeropuerto en tiempo y forma, boleto en mano, y te dicen que el avión está lleno y que no puedes abordar? Tus planes y compromisos de viaje se quedan en el aire, mientras tú permaneces en tierra con las maletas bien empacaditas y preguntándote, ¿y ahora? La Ley de Aviación Civil (LAC) contempla tus derechos como viajero, al establecer que si la aerolínea se ve en la necesidad de negarte el servicio, ya sea por sobreventa o porque el vuelo haya sido cancelado por causas imputables a la propia compañía, está obligada a informarte inmediatamente por medio de su personal y darte a elegir entre tres opciones de compensación: ◗ Reembolso de la parte del boleto no utilizada junto con una indemnización del 25% del precio de esa parte. ◗ Llevarte a tu destino en el prim...

 
Qué hacer si...
 
1
1
1

¿Cómo saber si el mercado de tu colonia, la carnicería o la tienda de la esquina te dan cada uno de los gramos por los que estás pagando? Mediante la calibración de instrumentos de medición se puede asegurar que las básculas marquen el peso real de lo que compras. Vas a la frutería de don Fulano y pides un kilo de limón, otro de fresas, dos de jitomate y medio de uvas. Tomas tus bolsas y te da la impresión de que te dieron muy poquito; don Fulano responde, muy seguro, que es justo lo que tú pediste, y te lo demuestra volviéndolo a pesar; su báscula marca lo que él dice… ¿Estás alucinando? Como desconfías, decides no volver a esa frutería y divulgas a diestra y siniestra que don Fulano es un “trácala”. No es suficiente, mejor denúncialo ante Profeco para que el personal de Verificación le haga una visita de inspección. De esta manera te aseguras de que –si efectivamente es deshonesto– no continúe engañando a otros consumidores, ...

 
Qué hacer si...
 
1
1
1

Al rentar, además de fijarte en la zona, el número de cuartos y el precio de la renta, considera los detalles del contrato que determinarán tu relación futura con el propietario, arrendador o casero. Después de recorrer toda la ciudad, por fin encontraste el lugar de tus sueños. Vas con el rentero, dinero en mano, para firmar el contrato y… ¡Alto! ¿Ya lo leíste detenidamente? No te apresures a firmar un documento que desconoces, pues estarías dando tu consentimiento a cuestiones que, por ignorarlas, pueden traerte problemas. Suelta esa pluma y date tu tiempo para leer el documento que están poniendo en tus manos. En primer lugar, un contrato de arrendamiento compromete a dos partes: el arrendador (quien permite el uso o goce del bien) y el arrendatario (quien adquiere el uso o goce temporal mediante el pago de una renta; o sea, tú). Al firmarlo se expresa el consentimiento de ambos a cumplir prestaciones y obligaciones. Por ...

 
Qué hacer si...
 
2
2
2

¿Nos reservamos el derecho de admisión? Muchos nos hemos topado con el famoso “cadenero” al que casi hay que suplicarle que nos deje entrar. Si te pasa, ¡no te quedes con el coraje! Estas prácticas van en contra de la ley y tú tienes el derecho de denunciarlo. La discriminación es la distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad de oportunidades de las personas. Cuando en algún restaurante, centro nocturno o “antro” se le niega a alguien un servicio o el acceso al establecimiento por alguna de estas razones, se está cometiendo un acto de discriminación y, por lo tanto, violando la ley. El artículo 58 de la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) lo deja muy...